Raquel Quevedo nos cuenta más sobre su trabajo, tiene la curiosidad como inspiración

 

-Nombre y breve descripción de tu trabajo-profesión

Raquel Quevedo. Mi obra se nutre de la terapia como eje, entendiendo la transformación propia y del material como una transformación a nivel celular, emocional y espiritual; un ritual, un mantra en la búsqueda del sentido de lo real, lo verdadero.

-Por qué y cómo empezaste.

Académicamente estudié publicidad, luego diseño gráfico y después tipografía… pero a la vez he estado en contacto con un mundo antagónico, muy espiritual, a través de mi madre (Naturópata, Iridologa, Fitoterapeuta). He dado vueltas concéntricas sobre una misma búsqueda, intuición, sueño… uniendo lo real con las enseñanzas familiares que me han transmitido.

-Cómo describirías tu sello personal.

Formalismo accidental, transformativo, entre lo orgánico y visceral vs lo trascendental y efímero.

 

-¿Donde encuentras tu inspiración?

En la curiosidad.

-Qué crees que aporta el arte en general, contando con tu trabajo en particular dentro de él, a la sociedad.

Otras posibilidades de existir, vivir, sentir, organizarse, entenderse, comunicarse… ser consciente de que existen otras alternativas permite por ejemplo a la consciencia albergar ficciones de una comunidad aquí y ahora occidental alternativa al capitalismo.

 

-Algún proyecto que te gustaría haber alcanzado en un futuro-hacia dónde enfocas tu trabajo.

Un mantra consciente con hechos probables de su éxito en las personas que lo practican y en el contexto-mundo que lo engloba. Placebo o no, mental y físico. Sentirse alienado con la naturaleza y no con las estructuras creadas.

-Algo de lo que hayas aprendido y con lo que podríais aconsejar a otros artista.

Vivir de sueños, conocerse, priorizar las diferencias y hacer terapia.

 

Si os ha gustado este post, quizá debas leer  Mae West no fue un ángel, fue un leon