«Prefiero no pensar qué me espera en el futuro, ¡así será sorpresa!» Inés Jimm

 

 

Photo by Noah pharrell

 

-Nombre y breve descripción de tu trabajo-profesión

Hola! Soy Inés Jimm y me dedico tanto al mundo de la ilustración y el arte (lo cual es mi pasión principal) como al mundo de la creación de contenido online y en rrss, sobre todo enfocado a moda y lifestyle, cuento con dos cuentas en Instagram con algo más de 350.000 seguidores en total.


-Por qué y cómo empezaste.

Con el dibujo e ilustración comencé desde que pude sostener un lapiz, mis padres dibujaban aunque no se dedicasen a ello y siempre me apoyaron a su manera para fomentar eso que me gustaba hacer.
Y respecto a redes, comencé como casi todos los que empezaron hace muchos muchos años, creo jaja. Quizás tenía 15 añitos solamente o puede que empezase antes incluso, ya empezaba a haber youtubers y gente influyente gracias a internet en España pero creo que por entonces no era como ahora, no sabíamos que se podía vivir de ello. Me gustaba hacerme fotos, me gustaba compartir lo que me pasaba, lo bueno y lo malo y comencé de red en red generando un número de followers que no dejó de crecer hasta ahora.


-Cómo describirías tu sello personal.

Creo que como ilustradora mi sello es un estilo un poco sucio o caótico y una paleta de colores poco saturados, negros, blanco, grises y tostados. Pero como ‘influencer’ creo que es justo esta faceta artística, son mis dos mundos jaja.

 


-¿Donde encuentras tu inspiración?

Soy fiel a Internet, me ha dado mucho y creo que seguirá haciéndolo. La posibilidad de ver a otros artistas de la parte del mundo en solo un click, de aprender de ellos, de otras épocas de la historia o de películas y series con sus respectivas estéticas…  Todo lo que quieras, incluso la inspiración está al alcance de la manos en Internet. Aunque también la frustración y la comparación jajaj así que hay que aprender a usarlo bien.


-Qué crees que aporta el arte en general, contando con tu trabajo en particular dentro de él, a la sociedad.

Supongo que depende mucho de cada persona que conforme esta sociedad, sé que para muchos el arte sigue siendo un capricho o algo que no aporta tanto como otras profesiones, quizás más practicas, pero el arte a día de hoy está tan diversificado que ya no solo significa hacer cuadros y venderlos con suerte a 20.000 euros. En cada cosa que tocas hay arte a mi parecer, desde el diseño de la mesa en la que comes o la silla en la que te sientas hasta el guión de la serie que ves para despejarte, solo no somos muy conscientes. Hace muy poco que comencé a dedicarme a ello como profesión así que mi aportación a la sociedad aún no está muy clara aunque creo que puedo transmitir muchas cosas con mis ilustraciones y darle voz a muchos proyectos en los que estoy trabajando o voy a trabajar gracias a todas las personas que disfrutan de lo que hago.

 


-Algún proyecto que te gustaría haber alcanzado en un futuro-hacia dónde enfocas tu trabajo. 

Estoy muy contenta con los proyectos que tengo entre manos ahora, estoy en camino de ilustrar varios libros que me encantan pero me gusta un poco todo, el comic, la animación, pintar cuadros, pintar en digital, colaborar en campañas publicitarias o seguir por la rama editorial… No sabría decantarme por un proyecto que fuese mejor que el resto. Incluso no descarto enseñar lo que sé en un futuro.

 

-Algo de lo que hayas aprendido y con lo que podríais aconsejar a otros artista.
Nunca me cansaré de decir esto (soy muy pesada pero recibo preguntas a diario sobre esto): El hábito no hace al monje, el material que utilices no te hará mejor instantáneamente. Es la practica diaria lo que hará que seas tan bueno como tu artista favorito, no tener el mismo sketchbook, puedes empezar solo con un papel y lápiz. No te autosabotees pensando que no tienes lo necesario para ser bueno y déjate llevar. Cada persona tiene su proceso de aprendizaje, natural, no necesitas adquirir el estilo de otra persona para ser un buen artista, confía en ti mismo. Dejar de compararse y ser paciente son los primeros pasos.
El proceso de aprendizaje nunca termina así que hay que hacerse a él.