«La inspiración se encuentra en una necesidad de conectar íntimamente con uno mismo»Carmen Mansilla

Nombre y breve descripción de tu trabajo

Carmen Mansilla. No puedo describir mi trabajo porque siento que no lo es. Es más  una vocación; lo veo como una actividad  creativa en la que principalmente pinto, aunque hago más cosas

Por qué y cómo empezaste

La relación con la pintura comenzó en la niñez, como todo el mundo; dibujar era lo más normal; todos desde pequeños nos comunicamos con el dibujo, después  la mayoría lo olvidan y abandonan  y otros  profundizan. No sólo fue el interés por el dibujo sentía un especial interés por hacer figuras con los jabones  y la miga del pan de la comida.

-Por qué y cómo empezaste

Siento que no empecé, en mi caso era lo normal. Mi hermano también lo hacía  así que pensaba que no era extraordinario, sino bastante común. A los 7 años sentía interés por  todo lo que mis manos podrían hacer con cualquier elemento: un cartón, el plástico de unas bolsas de pipas,  trapos viejos o cualquier tejido y empecé a coser ropa para mi madre. Ante el acoso sobre  estudiar Bellas Artes, publicidad  era la mejor opción  y era la tapadera perfecta para asistir clandestinamente  a las aulas de arte de la Complutense,  por la noche estudiaba diseño e ilustración de moda gracias a una beca. La clave fue unir los  dos universos: el mundo de la moda y el del arte como punto de partida de la creatividad. El cambio drástico sucedió en el 2010 con la negación de todo lo anterior y el bautismo y reencuentro con la pintura en Florencia.

 

-Cómo describirías tu sello personal.

Mi pintura es narrativa,  El sujeto de la historia siempre es una joven casi adolescente vestida casi exclusivamente con un calzoncillo como símbolo de libertad, dotada de autosuficiencia en un mundo de hombres. La ironía, la metáfora y el sarcasmo son géneros que ayudan a contar las historias.

-¿Dónde encuentras tu inspiración?

La inspiración se encuentra en una necesidad de conectar íntimamente con uno mismo, aunque exprese cosas que a otras personas les aterraría expresar. La necesidad de contar  la insatisfacción, la intimidad, complejos, los  misterios del universo femenino  se hace indispensable. En ocasiones recurro a Goya, la manera que tenía él de denunciar y buscar confrontación resulta de gran ayuda y es  realmente  fascinante.

-Qué crees que aporta el arte en general, contando con tu trabajo en particular dentro de él, a la sociedad.

El arte aporta   la explicación del  funcionamiento del ser humano. Esa la capacidad para comunicar, explicar y  transformar lo efímero en sólido (amor, dios, poder, belleza, coraje…) .Según el filósofo Gilles Deleuze “el arte es un acto de resistencia… un acto de resistencia contra la muerte”

Poco puedo aportar a esto y en éste momento tampoco me preocupa. De hecho en ocasiones confieso sentir vergüenza por mostrar alguna obra porque las considero íntimas.  Ya no pienso en trascender, me siento privilegiada tan solo porque me dejen  contar algo. En ocasiones noto que no hago obras realmente estéticas y bellas sino perturbadoras y eso puede resultar inquietante y no gusta a todo el mundo.

-Algún proyecto que te gustaría haber alcanzado en un futuro y hacia dónde enfocas tu trabajo.

El proyecto personal sería conseguir “el lenguaje perfecto” para la historia que se cuenta. No sólo es “lo que se cuente” sino “cómo” se cuente; no es cuestión de técnica sino de intentar ser diferente o único sin pretensiones ni complejos. Contar de otra manera es una buena meta, sin ningún tipo de influencias o modas.  Sólo lo que te nazca de “adentro”  en dibujo, pintura o escultura. Y tener en todo éste universo un mínimo espacio sin que nadie  moleste, rodeada  de mis autómatas, marionetas  y modelos posando del natural todos los días y  ya por pedir, encontrar alguien que apoye tu proyecto dándote alas  sin intentar cambiarte  y con una mente avanzada: eso ya sería “EL NIRVANA”.

 

-Algo que hayas aprendido y con lo que podríais aconsejar a otros artistas.

A lo largo del camino uno aprende a ser humilde. Abres internet y hay tantos artistas maravillosos que pintan genial y que son inalcanzables. Intentar ponerse a su altura es agotador. Hay que disfrutar el camino y conseguir divertirse en él.

Les diría que  trabajen para ellos, que no intenten impresionar ni se obnubilen por las redes sociales. Que miren más allá de la técnica, uno no puede superar al siglo XIX en técnica, ni competir con la fotografía. Es un gran momento para el cambio  y por tanto les  ofrece una gran oportunidad para avanzar,  romper las reglas, y poder contar las cosas de otro modo. Han de focalizar la realidad y no hacer caso de las modas o “modos” que “parecen” marcar el ritmo. Ni lo de fuera ni lo que hacen los otros es mejor. Ser diferente tal vez no sea tan malo.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Más artículos
LRNCE: instinto y estilo de vida. La practicidad del arte.