«Hoy en día somos miles y o marcas la diferencia o te vas a la mierda» Adriana Roslin

 

«La fotografía llegó a mi como una

herramienta para escapar»

¿Cómo llegó la cámara a tus manos? ¿Siempre supiste que ese era tu camino?

La fotografía llegó a mi como una herramienta para escapar de algo que no me motivaba nada y que no me veía haciendo en el futuro. Estaba estudiando Turismo en la universidad y me empezó a consumir poco a poco ya la primera semana de clase. Siempre me había molado hacerme selfies guays o fotos en general que fuesen especialmente bonitas, distintas… pero nunca me planteé nada más allá. Así que durante ese primer y último año de carrera conseguí una cámara y empecé a darle. Al año dejé la carrera y decidí darle duro a la fotografía.

¿Por qué el mundo de la moda y no otro ámbito? ¿Te ves explorando otros rangos en el futuro?

No hago solo fotografía de moda. He hecho mucho retrato, fotografía de comida, interiores, corporativa, lifestyle… Pero donde más cómoda me veo y donde más puedo crear es en moda. No solo solo fotógrafa, dirijo anivel creativo todas mis sesiones de fotos incluso cuando un cliente por delante. Considero que si voy a retratar lo que tengo delante es necesario involucrarse y hacer saber tu propia visión y estilo para que entiendan quién eres. Pero sí, no quiero hacer solo moda.

Cuando hablamos de arte en general, y de artistas en particular, sabemos la importancia que tiene el crear una identidad propia, algo que siempre se vislumbre en nuestro trabajo y que grite nuestro nombre. ¿Cuál dirías que es la tuya? ¿Hay algún referente artístico o elemento de inspiración que te acompañe proyecto tras proyecto?

Antes los fotógrafos podían experimentar todo lo que quisiesen dentro de su propio “estilo” porque eran pocos y se lo podían permitir. Hoy en día somos miles y o marcas la diferencia o te vas a la mierda. Esto hace que caigamos en una monotonía en la que es mucho más complicado evolucionar. O tienes un estilo muy marcado o la gente no sabe lo que haces y no se arriesgan. El año pasado tuve una crisis artística que me duro casi un año en la que por hacer fotos muy distintas entre ellas no conseguía nada. La gente miraba mi portfolio y su cara era de extrañeza. Me he visto obligada a dar una seguridad en mis sesiones de color y edición mínima para que la gente sepa más o menos lo que hago. Pero lo que nunca va a cambiar dentro de mi estilo es que me considero capaz de sacar casi al máximo la esencia de la persona fotografiada. Mi gran referencia en la vida son las personas mismas, sus movimientos,lo que les rodea y cómo miran. Mirar referencias todos los días, mamar todo lo que han hecho en Vogue 1995 te incita a copiar, viola tu mente. Ya que todo está inventado creo que la inspiración tiene que venir desde lo más profundo de nuestro cerebro.

Como fotógrafa y también como directora creativa ¿a qué parte de tu proceso artístico le das más importancia?

La preparación de todo es lo más importante para mi. Elegir los estilismos adecuados, el ambiente, el sitio, la hora, la o el modelo, el maquillaje que se adapte mejor. Todo esto dentro de un concepto que suelo crear yo inicial que nos da ese punto de partida para hacer algo que nos mole a todo. Dentro de este proceso es saber exactamente el estilo de cada artista, respetar sus visiones y adaptarlas a las mías. Al final el equipo es el que te da las fotos que tú quieres así que me parece lo más importante. Si hablamos ya de la parte individual como fotógrafa diría que es la edición. Amo editar, es una gran terapia para mi y un gran subidón; es lo que marca la diferencia al fin y al cabo, es el momento clave.

«Hoy en día somos miles y o marcas

la diferencia o te vas a la mierda»

De todos tus proyectos, ¿cuál dirías que ha sido el que más te ha aportado artísticamente y cuál laboralmente? Si ambos proyectos se te hubieran presentado al mismo tiempo y sólo pudieras aceptar uno… ¿Cuál escogerías? ¿Por qué?

A nivel laboral elijo sin pensarlo ni un segundo la portada de GQ España. Todo fue sobre ruedas; el viaje, el equipo, al actitud, el respeto. Fue todo increíble. Así da gusto trabajar.

A nivel artístico siempre he gozado mucho hacer campañas para Ácrata o para Sisyphe. Son las marcas que más libertad artística me han dado, sobre todo Ácrata. Nuestra primera campaña fue literalmente “Adriana, usa lo que quieras y haz lo que quieras”. Además conseguí el museo de automoción que más adelante han usado bastantes personas al ser un sitio tan increíble. Cuando tengo una localización guapa que además he descubierto yo me provoca algo dentro inexplicable. La campaña fue de bolsos y en la mayoría de las fotos no se ven. La gente no lo entendía pero Víctor sí que entendía que lo importante de una marca es tener una imagen que impacte, y eso es lo que hicimos.

Hubiese escogido GQ probablemente por haber sido algo comercial y mi primera portada comercial. Además me volaron a Nueva York y esa ciudad es mi sueño, siempre lo ha sido. El hecho de tener en frente algo que no harías generalmente, salir de tu zona de comfort me encanta. Retos.

Sencillo y conciso: un color, una palabra, un rincón en el mundo, un dato curioso sobre ti que los que no te conozcan puedan saber.

Negro. Imbécil. Cualquier lugar solo rodeado de naturaleza. Que no soy millonaria como muchos piensan, que tener seguidores (los cuales la gran mayoría son bots) no me hace tener dinero, que me he mudado a Londres para intentar ganar algo y hacerme camino como pueda en el mundo de la moda. Que el mundo de la moda me embajona muchas veces porque es un enorme nicho y no es nada fácil. No todo son rosas chavales y quien no busca no encuentra.

Te proponemos un caso práctico: descríbenos específicamente dónde te ves sentada en este momento dentro de diez años, qué tendrías/observarías frente a ti y qué tendrías contigo/a tu lado.

Ojalá en mi propia agencia creativa o galería de arte. Tendría un buen grupo de creativos ayudándome a hacer una revista de arte. Pero quién sabe, quizás haya muerto antes.

«Salir de la zona de comfort me encanta»

Texto by Julieta Montenegro                     www.adrianaroslin.com                  Arte by Adriana Roslin

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Más artículos
María K by Assiah Alcázar